Ya nadie se sorprende de las noticias de corrupción en nuestro país. Rara es la semana que no tenemos una detención, alguna investigación, visitas a los juzgados y demás. Hemos llegado a un punto en el que todo es normal, si te pones a recordar los casos más sonados del 2016, sería imposible acordarse de todos.

No es mi propósito en este artículo defender a esta panda de corruptos, banqueros, empresarios, altos cargos políticos y demás.Todos y cada uno de ellos son culpables de la desidia que impera entre los ciudadanos de a pie. Pero mi pregunta va más lejos…

¿Quién no se ha corrompido alguna vez?

Es absurdo pensar que solo este grupo de personas está corrompida en la sociedad. Más allá de ellos, ¿Quién no conoce a alguien que cobra el paro y trabaja en B? ¿Algún empresario que paga parte del sueldo en B? ¿Empleados que fingen bajas médicas para presionar a sus jefes? ¿Cuántas veces le has pedido la factura a tu médico privado? ¿Quién no ha alquilado su casa sin pagar impuestos? ¿Cuántas veces has pagado o vendido algo en B?, total si no te lo puedes desgravar, ¿verdad? Podría escribir líneas y líneas sobre prácticas corruptas diarias, que aunque parezcan “niñerías” en comparación con la corrupción de primer nivel, estas pequeñas infracciones también son sobre dinero de todos, al final como bien sabes, hacienda somos todos.  En definitiva ¿Quién no ha hecho trampas alguna vez?

La realidad es que vivimos en una sociedad de pillería, donde todo el mundo intenta sacar tajada a su conveniencia, es nuestra forma de ser.Desde niños vemos una y otra vez este tipo de conductas, siempre intentando sacar ventajas uno de otros.Al leer esto puedes pensar que tú no… que tú eres ejemplar, que nunca has hecho nada de este tipo de cosas, y que son otros los que lo hacen, y es que somos iguales que los políticos que nos gobiernan.Ellos nunca son, siempre es el de otro color: izquierdas, derechas, centro, da igual, hasta que no te pillan, aquí nadie ha hecho nada, como tú y como yo.

Mi reflexión

Quizás sea el sistema quien nos empuje a actuar de esta manera, o simplemente seamos así por naturaleza, y teniendo en cuenta que todos nos hemos corrompido alguna vez en la vida (no te hagas el ofendido, tú también), cómo sería tu actitud si tuvieses poder, si gestionases grandes cantidades de dinero que no es tuyo, si tuvieses la facilidad de cambiar las cosas a tu conveniencia. Has pensado alguna vez… ¿Qué haría si te ofrecen mucho dinero solo por decidir una cosa y otra?, si son muchas preguntas, y seguro que tú, tú, tú lo harías todo legal, como el político que aún no han pillado, pero ve de reojo a su compañero desfilar hacia los juzgados.

Está claro que la corrupción en este país llega mucho más lejos que la de los políticos, banqueros, grandes empresarios y poderes de la alta sociedad, y llega hasta el fondo de nuestra infraestructura familiar, hasta nosotros mismos, siguen creciendo generaciones tras generaciones con la máxima del egoísmo y el más “listillo” gana.

Aunque te he hecho muchas preguntas hoy, la más importante es la siguiente:

Y tú… ¿ERES CORRUPTO?

Sobre El Autor

Director Creativo

Artículos Relacionados

Una Respuesta

  1. Francisco Torres Sanchez

    hola, desde Granada he encontrado este blog y lo primero que hago es felicitarte porque he encontrado tu comentario sobre los reyes catolicos del monasterio de Guadalupe, que visité ayer junto a otros 45 granadinos. No sé ponerme en contacto contigo, espero que este mensaje te llegue; ayer pedí una hoja de reclamaciones en el Monasterio, al finalizar la visita , y protesté por la foto de los actores de la serie Isabel La Catolica. Si recibes esto te escribiré, o escribiré en tu blog con tu autorizacion sobre otras cosas, por ej. sobre corrupcion.- Felicidades, pues

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: